Integral invernal Sierra de Béjar: El Travieso-Calvitero-La Ceja-Central del Chorro en Solana



El pasado miércoles Vegas y Juli, aprovechando la coyuntura laboral y que a nadie le amarga un dulce montañero, se hicieron una escapada a la sierra. Desde la salmantina estación de esquí de La Covatilla hasta La Ceja y vuelta...

Un día de montaña para enmarcar.
Podéis ver alguna foto y vídeos de Juli, al estilo Calleja, en este enlace.





Y este domingo, aprovechando que las condiciones meteorológicas eran favorables y que teníamos más mono que el zoo de Madrid, unos cuantos socios de Salandar quedamos para salir a la sierra.
Después de cruzar varios correos electrónicos durante la semana y como cada uno vive donde vive, decidimos quedar en Candelario. En lugar de organizar una ruta de ida y vuelta por el mismo sitio, la idea era realizar una travesía invernal entrando por la zona de El Travieso saliendo por la Central del Chorro de Solana. ¡Y es que ya la teníamos ganas!
Esta zona de la sierra corresponde al sector occidental de Gredos, área fronteriza entre las provincias de Ávila, Salamanca y Cáceres, donde sin ser experto en la materia se puede observar cómo han quedado grabadas diversas huellas de origen glaciar. ¡Qué grande es la Naturaleza!



Dicho y hecho. Vegas y Sánchez dejaron tempranito un par de coches en la central y otro par de coches quedaron posteriormente en la plataforma de El Travieso (también he leído por ahí que la llaman del Quemal, pero desconocía yo esa nomenclatura). Además, el mi Juli, que ese domingo tenía guardia, se juntaría con nosotros en la central por la tarde, ¡otro coche más!
Tuvimos un día espléndido. Niebla en los valles (mar de nubes visto desde nuestro mirador natural serrano en las alturas), luz a raudales y brillante sol en el monte, fresquito y nieve dura (hielo en algunas laderas y zonas expuestas al viento).
Subimos despacito, que tampoco había prisa. Había varios grupos de montañeros o excursionistas por la zona; no es para menos, con esas condiciones, ¡¿quién se iba a quedar en el brasero?!
La nieve está alta, pero hay bastante... Supongo que las lluvias de semanas precedentes hicieron su trabajo, dejando pelada la sierra a partir de cierta altura.
Entre chascarrillo y chascarrillo, seguimos subiendo... Hito Pepeillo, Goterita... y nos ponemos en la ancha cuerda de la sierra, una zona que en invierno es un inmenso desierto de nieve, ¡una gozada para los sentidos!


Varios grupos estaban dándole al esquí de travesía... Aunque mucha gente se volvía con las tablas a cuestas porque el hielo de la zona no daba confianza a todos los esquiadores... Y es que no olvidemos que el esquí de travesía no es lo mismo que el de pista, je, je... Y hablando de esquí de travesía, el tío Joaquín estuvo por el sistema central de Gredos, subiendo hasta el Morezón con sus tablas, fijaciones y pieles de foca... ¡A ver quién le para ahora!
Hicimos cumbre en El Calvitero (2405 metros), desde donde hay una panorámica increíble, y más hoy, con ese mar de nubes que entraba y salía, escondiendo y mostrando distintos elementos del paisaje. Un poquito de agua, foto a la Virgen del Castañar... y continuamos para bingo hacia La Ceja, impresionante mole de granito cuya cara norte ya distinguimos a lo lejos.
Según vamos progresando y por efecto de la altura y que la zona está más venteada comprobamos que la nieve está más dura. Y cada vez, más... Ya en el collado conocido como portilla de La Ceja descubrimos con encanto que a la izquierda nos saludan las espectaculares lagunas del Trampal, bien congeladas las tres... ¡Y es que ahí abajo debe refrescar por las noches! Y desde todo el collado hasta la cumbre de La Ceja caen al valle de estas lagunas unas impresionantes palas de nieve que un par de valientes y avezados esquiadores se atrevieron a bajar... ¡Vaya nivel, Maribel!
La cruz de la moneda la encontramos unos metros más adelante cuando oímos a una chica gritar desesperada mientras bajaba incontrolada y resbalando por la ladera helada unas cuantas decenas de metros... ¡Vaya susto! Y es que lo que muchas veces se entiende como obvio, pues parece que no lo es tanto... No olvidemos que para acceder a estas zonas en invierno lo normal es venir equipado y estar acostumbrado a terrenos invernales, progresar sobre nieve o hielo, uso de piolet y crampones... En fin. Que la cosa se quedó en susto, pero podía haber sido una tragedia...


Continuamos hasta La Ceja (2428 metros opinan unos, 2432 apuntan otros), la cumbre que afirman es el techo de Salamanca, con su buzón de cumbre en forma de cohete en miniatura. Disfrutamos de las vistas hacia los cuatro costados, unas panorámicas maravillosas con o sin mares de nubes, fotos y a buscar un lugar un poco resguardado del viento para poder comer.
Una comida que sabe a gloria... ¡Vaya sibaritas! Caldos calentitos en varios termos, bocatas de todo tipo (aunque predominan los embutidos de la zona), chocolates, turrones, dulces de Tiedra, chupito de pacharán de la marca Carlos Elías... En fin, ¡no olvidemos que hemos venido a disfrutar!


En nuestro comedor natural no tenemos televisión, pero reponemos fuerzas charlando y deleitándonos con unas magníficas vistas de la garganta de la Solana y el río Malillo, y al fondo la laguna del Duque con su dique de hormigón, esa zona por la que tantas veces hemos pateado.
Un poco más adelante la nieve comienza a desaparecer y en lugar de caminar sobre las escobas nos toca buscar los escasos hitos que hay por este terreno y caminar entre ellas... ¡Vaya locura! Esta zona está un poco salvaje y los caminos o veredas brillan por su ausencia. Pero como el tito Manjón conoce el terreno como si fuera su propia casa, pues nos ponemos junto a las paredes de escalada que están sobre el caseto sin ningún problema.
En un ratillo de nada estamos en el caseto de la laguna del Duque y emprendemos la bajada por el camino del tubo de la central, al encuentro del amigo Juli que ya estaba subiendo a nuestro encuentro.
¡Aventura resuelta! Un día espléndido en la sierra, unos 14 kilómetros recorridos en unas 7 horas rodeados de buenos amigos y unas condiciones que ya las querríamos siempre en las rutas invernales.

Aquí tienes el track de la ruta gracias a Wikiloc, por si quieres hacerte una idea...


Si te apetece, puedes ver fotos de Sánchez, Miguel Manjón, Carlos Elías, Pepe Tiedra, José Antonio Vegas o las mías.
¡Y ahora vas y lo cuentas!

Entradas populares de este blog

Ultra Trail de Gredos 2016, fotos (Roncesvalles, @UTGredos)

III Quedada BTT Alaraz 2014 [fotos y track]

Solorunners by Rafael Iglesias, en Salamanca

Transmorucha 2016, mucho más que una aventura (con fotos)

San Silvestre Salmantina 2009