Integral invernal en el Circo de Gredos

Este martes los compañeros Juan machine y José Antonio Jariego se acercaron hasta el macizo central de Gredos. Hacía tiempo que venía rondando por la cabeza del Jariego la ruta integral invernal del Circo, subiendo por la cuerda que va del Morezon al Almanzor (2592), ascendiendo algunas cumbres, como el Casquerazo... ¡Y como el Jariego es de Villarino y cuando se le mete una cosa en la cabeza...!



Pues lo dicho. A las 7.15 de la mañana estaban los dos en la plataforma de Hoyos del Espino. Y como estas salidas tienen lo suyo, además de la técnica, la experiencia y la ropa adecuada... toca cargar con el material necesario, obligatorio, para estas aventuras invernales... Piolet, crampones, casco, cuerdas (las hidrófugas de 60 metros), guetres o polainas, gafas de sol y crema protectora, arnés, mosquetones, tornillos de hielo, friends y empotradores, cintas y cordinos... No olvidemos que estas rutas no son para gente sin experiencia y, por otro lado, el material también es fundamental, ¡en la montaña hay que extremar las precauciones!




Nos cuenta José Antonio que el día fue espectacular y la actividad no lo fue menos. La nieve, curiosamente, en la cara norte estaba bien, se hacía huella fácil y, sin embargo, en la cara sur era hielo puro. Supongo que será porque estos días soleados la nieve va derritiendo poco a poco y en cuanto aparece el 'eclipse de piedra' y se esconde el sol, el agua se convierte en hielo duro y resbaladizo como si de cristal se tratase...
La aventura por la cuerda es durilla, con continuos sube-baja, pero espectacular, con zonas mixtas, rapeles, destrepes, escalada... Accedieron a la Portilla del Crampón rapelando desde la parte superior de la Portilla Bermeja (hay algunos pasos delicados), e hicieron la "normal" del Almanzor, que ya tiene lo suyo en esta época y con estas condiciones, desde la Portilla del Crampón en dos largos de 60 metros, pues era todo puro hielo.

Como colofón, anécdota o guinda del pastel, a falta de unos 10 metros de la cumbre del pico del Moro Almanzor vieron que había tres personas preparando el rapel para bajarse... ¡Vaya sorpresa!, gente por estos barrios... Pero la sorpresa fue mayúscula cuando el Jariego se dio cuenta de quién era uno de ellos... El tío Soria... Carlos Soria, amigos, en la cumbre del Almanzor con el bueno de Carlos Soria... ¡Qué bueno el Jariego!, dice que allí mismo le soltó un abrazo... Igual el bueno de Carlos Soria imaginó que muy bien de la cabeza no debía estar, je, je... Por lo que cuenta Jose, creemos que también estaba por allí Sito, otro compañero de expedición, y alguien más... Pero como no hubo tiempo de intercambiar tarjetas, je, je...

El regreso a la plataforma fue a las 20.45, con los frontales y ganas de quitarse la mochila. ¡Un día largo, pero disfrutón, y una aventura al alcance de pocos!

Enhorabuena, salandareños, por la impresionante actividad...

Fotos de Juan; fotos de José Antonio.