Integral en la sierra de Montserrat, por Javi4000

A comienzos del mes de abril me planteé hacer una travesía lineal que recorriera toda la sierra de Montserrat, que ya había tanteado en varias ocasiones y que, todo hay que decirlo, es un sitio que atrapa pero duro de narices ( por el trazado y la brutal humedad ).



Pues bien, entre los días 5 y 6 de abril llevé a cabo mi aventura, desplazándome según bajé del coche tras el largo viaje realizado desde Salamanca hasta la parte nor-oeste de dicha sierra, sin perder ni un minuto, hice la mochila, cogí dos bolsas de comida y provisiones, saco de dormir, cámara, móvil y mapa.
Llegué al punto de salida, un merendero llamado Coll de Can Maçana, que estaba a tope de gente. Yo estudié la ruta un poco mentalizándome de tener unas 4 ó 5 horas por delante de tranqui hasta llegar al refugio donde pernoctaría esa noche. Me puse las botas y demás cosas y comencé la ruta. La tarde estaba soleada, la temperatura era buena, y las ganas insuperables.
Ésta es una sierra con forma de abanico con grandes formaciones geológicas, vegetación muy abundante, con mucho jabalí, cabras montesas y senderos que o bien no ves a nadie o bien están abarrotados, dependiendo del día que sea y la zona donde te muevas ( más hacia el santuario y/o teleféricos ). La cara norte presenta un desnivel gigantesco con grandes barrancos y con vistas a grandes poblaciones y al fondo Pirineos; y la sur desciende lentamente y está rodeada por la autopista y pueblos.
El primer tramo fue ascender por una pista forestal hacia una ermita (Sant Pau Vell) abandonada en lo alto de un cerro con vistas al primer gran grupo de rocas. Tramo sencillo y agradecido por las vistas. Luego retomas un estrecho sendero que se adentra en la sierra y que sube hacia un portillo (La Portella) tirando un poco de manos, esto es muy común, así como alguna zona de vía ferrata o cuerdas para rapelar o hacer de pasarela. Ahí ya estás metido en plena sierra, ya no se oye ni muuu, se vuelve todo bosque espeso, te pierdes por varios senderos, pero en media hora estás en el refugio, donde dormí. Sitio pequeño pero muy bonito, tiene un balcón mirador y está rodeado de grandes rocas, paraíso de escaladores. Reservas con antelación, está guardado por una pareja pintoresca y bohemia, es barato, no te hablan. Analicé lo hecho, cené bien, estiré y a dormir temprano ya que el día fuerte era el siguiente.
El segundo día la meteorología seguía igual; a las 8 a patear, me quedaban muchas horas por delante, unas 8 ó 10 dependiendo de lo que hiciera, el objetivo era recorrer al final todas las ermitas que había colgando hacia el santuario o monasterio, unas 4.
Bueno caminaba a buen ritmo, oyendo jabalíes por todos lados entre la maleza y en vallecillos o laderas cercanas, avisté cabras varias veces, echaba fotos a todas las vistas que me parecían curiosas, que no eran pocas, y así pasaban las horas sin ver ni una persona (era un día laborable ). Decidí subir por un sendero a las alturas, y llegué a unas rocas que casi tocaban el cielo de la sierra, pero no pude concluir esa ruta porque se necesitaba cuerda, ya me la jugué bastante en algunos sitios (eso sí teniendo cuidado siempre), fue espectacular. Volví al cruce que había dejado antes y retomé la integral, la sierra se empezó a cubrir de nubes que amenazaban con algún chaparrón, suele pasar, yo seguí a lo mío, pasando portillos, subiendo y bajando valles, viendo animales, hasta que llegué a un sitio extraordinario que se alza sobre una roca gigante que es el Montgrós, desde allí se ve la cumbre de la sierra y las antenas y mirador que hay. Yo miraba el reloj porque había quedado a una hora más o menos para que me recogieran, así que tenía que calcular bien las horas que me quedaban por delante, aceleré, pasé una zona con vegetación más mediterránea y llegué a un camino ya muy transitado, por el que bajé hacia la zona de las ermitas. Allí, ya con las fuerzas al límite, subí y bajé a 4 ermitas en sitios chulísimos, y por último regresé a un sendero para bajar al monasterio (donde di gracias) y al cruce donde me recogían.
En total el primer día 6 horas y el segundo 12.
Al acabar la ruta me fui de cañas y raciones , pero eso ya es otra historia.
Hasta la próxima.