Formigal-Balneario de Panticosa (cerca), GR11, Pirineos

Día 16: Formigal-Balneario de Panticosa (cerca), GR11, Pirineos

Joaquín nos había estado esperando en Formigal y allí nos juntamos, el viernes día 15, con la intención de no entretenerle mucho en su aventura pirenaica, je, je… La idea inicial era vernos en Sallent de Gállego, pero en la zona del embalse de Lanuza, entre Sallent y Lanuza, se celebra durante estos días el festival de música Pirineos Sur, y la ocupación de las zonas de acampada, albergues, hoteles… hizo que nos decidiéramos por Formigal, unos cuatro kilómetros por encima de Sallent. Dormimos en unos cómodos apartamentos y al día siguiente, sábado, comenzamos a caminar por el GR11 desde la estación de Formigal en dirección a Sallent de Gállego. Todo para abajo, ¡así da gusto!



Atravesamos el pueblo buscando el río Aguas Limpias y desde aquí, hasta prácticamente el final de la etapa, fue subir, subir y subir.
Primero, por un sendero entre sombra y vegetación, nos acercamos hasta el embalse de La Sarra, que estaba lleno de gente con furgonetas y autocaravanas. Antes de llegar al embalse de Respumoso, con su ermita y su estupendo refugio, cruzamos varios barrancos con sus bellas y cantarinas cascadas.
En el refugio de Respumoso paramos a comer unos frutos secos, una barrita y tomar unas cervezas, ¡nos las habíamos ganado!
A partir de aquí el camino transcurre por unos lugares preciosos. Unos llanos con caudalosos arroyos, verdes praderías… que acompañan en parte a este gran circo de Piedrafita. Cruzamos uno de los riachuelos para encaminarnos, por el valle de Llena Cantal y el ibón que lleva el mismo nombre, hasta el collado de Tebarrai (2782). ¡Vaya subidita! El sobrepasar este collado tiene lo suyo, con una inclinación importante y abundante piedra suelta. ¡Una movida! Supongo que un veinte días antes, con el nevero ocupando toda la subida al collado, la cosa cambia, y mucho, obligando a los montañeros a utilizar piolet y crampones…
Nos recibe en lo alto del collado un viento tremendo y una impresionante vista del ibón de Tebarrai, inmensas pedreras rodeando el ibón y de frente la falda de los Picos del Infierno (3083).
Nuestro camino gira a la izquierda, por el Cuello del Infierno (2721), para descender a los Ibones Azules. Aquí aprovechamos el bello entorno y los ibones para hacer un alto en el camino, refrescar las piernas en las azules aguas de estos lagos, comer una barrita, ver unas cuantas marmotas, rellenar las cantimploras de agua… ¡Un placer!
Entramos en la zona del embalse de Bachimana Alto, descendiendo por un sendero hasta el de Bachimana Bajo, donde decidiríamos acampar esa noche.
Los planes iniciales eran bajar hasta el refugio de Casa de Piedra (1636), junto al balneario de Panticosa, pero como era un poco tarde preveíamos que estaría lleno (como así nos confirmaron al día siguiente) y decidimos dormir en la zona del embalse de Bachimana Bajo, en un caseto-refugio libre, cerca de un macro refugio que están construyendo y que, por lo que nos comentaron, sustituirá en un futuro cercano al refugio Casa de Piedra de abajo.



Los números del GPS de Joaquín asustan:
-Tiempo total: 10h55´.
-Tiempo andando: 6h33´.
-Distancia recorrida: 29.18 kilómetros.
-Ascensión acumulada: 1877 metros.
-Descenso acumulado: 960 metros.