Laguna de los Caballeros, Gredos

Este domingo socios y amigos del Club Salandar y la Asociación Juvenil Peñarandina salimos desde Peñaranda con el objetivo de llegar hasta la hermosa laguna de los Caballeros, otra de las preciosas lagunas de origen Glaciar en nuestro Gredos querido.
Es una ruta larga que nos llevará por toda la garganta hasta adentrarnos en el pequeño circo que acoge la bella laguna con forma de riñón y que, por cierto, no está represada.


Nos aproximamos en el bus de Toursan, con Jaime, hasta Navalguijo, localidad abulense a unos 1200 metros de altitud desde la que parte la ruta. Nuestra andadura comienza en una calle al lado contrario de la carretera principal, que al final se convierte en una pista de tierra, con muros de piedra a ambos lados y que se dirige hacia un pequeño bosque de pinos que rápidamente dejaremos atrás para dirigirnos en busca del valle. Cruzamos una portera y nos encontramos inmersos en grandes praderas con florecillas varias, cantueso y abundantes barros frescos, de esos que hacen chof, chof...
El sendero, en ocasiones poco evidente, comienza a zigzaguear entre piedras graníticas, en la parte más cercana al pico de La Camocha, y a la izquierda vemos las primeras pozas de aguas cristalinas y color verde esmeralda que invitan al baño, claro que en esta época del año el agua baja fresquita... De frente sale otra garganta, pero no es la que nos ocupa en esta ocasión. Nuestro transcurrir nos irá acercando a nuestra meta siempre por la senda más marcada, sin cruzar el arroyo, pegados a la falda de La Camocha. La senda sigue subiendo y nos lleva hasta una valla que nos impide el paso; nos desviamos un pelín del sendero y la cruzamos fácilmente. La garganta se va estrechando más. De pronto, el valle se vuelve a abrir y aparecen praderas con pastizales de montaña y diversas gargantas a ambos lados que van a unirse a la nuestra. A partir de aquí el sendero, con sus hitos, asciende sin contemplaciones por el valle, que tiende a orientarse otra vez a la derecha.



Poco después el pequeño refugio, por cierto, muy bien cuidado, nos recibe ofreciéndonos una parada; algo que no desaprovecharemos, pues hay que reponer fuerzas. El grupo aprovecha la alfombra de hierba alrededor del mismo para asentar las posaderas y disfrutar del momento... ¡Una gozada!
El caminillo sigue subiendo y algo más de media hora después podemos contemplar la hermosa laguna, en esta ocasión medio candada por el hielo, asentada en ese anfiteatro rocoso y rodeada por los picos de La Covacha (2399 m), a la izquierda y Corral del Diablo (2364 m.), a la derecha. Entre ambos está la Portilla Honda, que es el paso natural hasta la Laguna del Barco y la de La Nava.
Y aunque el agua estaba para que se te cayeran las uñas de los pies, algunos valientes se metieron hasta las rodillas. ¡Si es que hay gente para todo...!
Aunque no es el objetivo de esta ruta, ya hablamos hace años que esta laguna es idílica para pasar una noche vivaqueando y a la mañana siguiente intentar pasar al otro valle y meter los pies en otra laguna. Pero esa aventura será en otra guerra, que ahora toca desandar lo andado...

Aquí tenéis el track de la ruta (de otros compañeros que hicieron la ruta hace tiempo, Montañeros de Monfragüe):



Y en estos enlaces podréis ver fotos del amigo Juli, Miguel, Eutiquio y Carlos Elías.

Entradas populares de este blog

Ultra Trail de Gredos 2016, fotos (Roncesvalles, @UTGredos)

III Quedada BTT Alaraz 2014 [fotos y track]

Solorunners by Rafael Iglesias, en Salamanca

Transmorucha 2016, mucho más que una aventura (con fotos)

San Silvestre Salmantina 2009