domingo, 28 de agosto de 2016

Maldita Nerea, con Jorge Ruiz a la cabeza, triunfa en @AytoPenaranda (FOTOS)

Jorge Ruiz, con un estilo singular, y sus chicos de Maldita Nerea, aterrizaron en el parque infantil La Huerta de Peñaranda para deleitar con los temas de su gira, Mira dentro, a un nutrido número de entusiastas seguidores.
Javi Lin, violinista salmantino, también acompañó en el escenario a Maldita Nerea.


El derroche emocional y musical encandiló desde el comienzo del concierto al auditorio que disfrutó, durante más de hora y media de actuación, con las letras, la energía, la voz, la música y la extraordinaria capacidad gestual de Jorge y su grupo.




Ante la atenta mirada de todos los excitados seguidores, que corearon con emoción las canciones durante todo el concierto, Maldita Nerea se entregó al máximo y el polifacético Jorge, con complicidad y tablas de artista, con mayúsculas, interactuó con ellos a lo largo de todos los temas. Todo un éxito que sirvió para comenzar con fuerza la noche del viernes de ferias y fiestas en Peñaranda de Bracamonte.












viernes, 26 de agosto de 2016

Proyecto artístico para iglesia San Miguel de @AytoPenaranda, obra de Alejandro Mesonero (vídeo)

Durante la mañana de este viernes de ferias y fiestas, en el incomparable marco del peñarandino teatro Calderón, se ha presentado el proyecto artístico para la iglesia de San Miguel Arcángel de Peñaranda, obra del artista local Alejandro Mesonero.



Al acto acudió Carmen de Manueles, alcaldesa de la ciudad y en representación del Ayuntamiento de Peñaranda de Bracamonte (Salamanca), Florentino Gutiérrez, vicario general de la diócesis de Salamanca, Lauren Sevillano y Fernando García, párrocos de Peñaranda, y el pintor y creador del proyecto Alejandro Mesonero.



Un proyecto ilusionante, de gran envergadura y valor, y para el que se han unido distintas personas e instituciones aunando esfuerzos y sinergias que harán posible la realización del mismo.

Aquí podéis ver un vídeo donde Alejandro explica el proyecto que dotará de un programa iconográfico al presbiterio de la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel de nuestra localidad.
.




domingo, 21 de agosto de 2016

Ferias y fiestas, mercado barroco (fotos, #FeriasPDB @AytoPenaranda)

Deseosos de que el chupinazo del martes nos marque el inicio de las Ferias y Fiestas 2016 en Peñaranda de Bracamonte, ya llevamos varios días disfrutando de actividades culturales, deportivas, de ocio y tiempo libre...
Y, como muestra, el botón fotográfico del mercado barroco. Y si quieres más, ya sabes, ¡visítalo!
















miércoles, 15 de junio de 2016

Transmorucha 2016, mucho más que una aventura (con fotos)

Llega el primer fin de semana de junio y atronan imaginarios trémolos patrióticos, casi guerreros, anunciando la llegada de una nueva edición de la Transmorucha. Ya saben: como ir desde Aldeadávila de la Ribera a Peñaranda de Bracamonte en BTT con alforjas, por caminos, pasando por La Alberca, Malpartida, Alaraz (y otros tantos pueblos de la zona) tomando unas cervezas.
Mucho hemos hablado de esta aventura que nació en 2.002 y ya tiene 15 años, ¡la niña bonita!



Pero la Transmorucha es mucho más…
Hace unos días nos preguntaban en una emisora local de radio que qué era esto de la Transmorucha… Y reposado, en casa, uno piensa, y esto es opinión personal, que en mayor o menor medida estamos rodeados de una enorme cantidad de estímulos sensoriales, de prisas, de información basura y de ruidos sordos, y con la Transmorucha, por ejemplo, conseguimos dejar de lado todo lo que sobra y ocuparnos, por unos días, sólo de lo esencial y verdaderamente importante. Así de complejo. Así de simple. Así de bello.
Puede sonar raro y estrafalario, pero lejos de previsiones maniqueas que pudieran suponerse, como el pedalear y el comer, son días variopintos, en contacto con la naturaleza, con el disfrutar sufriendo, con uno mismo, pensando en tus seres queridos, compartiendo con los amigos unos ratos (kilómetros, charlas, averías, baños, cenas…) llenos de encanto… Todo en las antípodas de esa presión de la sociedad moderna en que vivimos, de la carrera por el éxito, el ring de los teléfonos móviles, el pío pío de los Whatsapp, la contaminación, los problemas que nos buscamos u otros nos imputan...
Nos agrada estar con el hombre, con el amigo que goza con el amigo respetando al otro y su entorno, cara a cara, sin tapujos, libres, respetándonos a nosotros y a nuestros seres queridos, y disfrutar en un estado de felicidad casi infinita y perpetua. Todo ello en continua acción, pedaleando sobre la bici, y absorbidos con la contemplación de la magnánima naturaleza que nos rodea. ¡Vaya parajes visten y calzan a la Transmorucha!





En ocasiones la vida nos ofrece grandes bandejas repletas de  porciones de inanición para el espíritu y nosotros debemos enriquecerlas con nuestra vida en familia y aderezarlas con estímulos físicos y mentales (aquí la Transmorucha marida muy bien), desafiar a nuestra mente, vencernos a nosotros mismos con esas callejas, cuestas, bajadas técnicas, superación personal continua, autonomía sobre las alforjas… Todo contribuye a colmar nuestras, a veces, precarias imaginaciones con estas porciones de magia, folklore, dosis de humildad, erística, caridad, fijación en el entender, apuesta por la verdad, compañerismo, uso de la razón, etc.





Sumado al esfuerzo físico en la acción, mezclado con algún venablo, también mezclamos pensamientos y emociones. Un estilo de vida en toda regla. Toda acción, y la Transmorucha no lo es menos, tiene el potencial de afectar nuestras vidas en muchos niveles. Puede inspirarnos, motivarnos, hacer que continuamente nos acordemos de nuestras familias, nos ayuda a entendernos a nosotros mismos y a los demás,  ampliando nuestro burdo conocimiento de la inagotable naturaleza humana… La Transmorucha no es una teoría… Decimos que vamos, ¡y vamos! Nos anima a buscar lo más alto de las posibilidades humanas, más allá de los límites autoimpuestos por moralismos, envidas y engaños, por el temor, la prisa y el egocentrismo.
¡Vaya cúmulo de grandes cosas!, y es que al final resulta complicado ser inmune a nuestro deseo natural de simplificar la complejidad del ser humano.








Mi admiración, comprensión y aceptación a nuestros queridos familiares, nuestros ángeles de la guarda, a todos los compañeros de ruta y el magnífico entorno o pueblos que nos han rodeado y recibido. Espero que nadie, sobre todo los nuevos transmoruchos, se hayan sentido como peces fuera del agua y que la edición de 2016 los haya llenado y la hayan toreado con solvencia. Porque ahí hemos estado este año más de una treintena de transmoruchos de distintos sexos, probablemente religiones, políticas, edades, apariencias físicas, formas de pensar, trabajos y orígenes socioculturales. Todos representando la quintaesencia del entusiasta que vive y respeta al prójimo, todos multidimensionales o susceptibles de serlo, todos sufriendo, todos sinceros, todos disfrutando. Todos felices.


¡Muuuuuuuuu…!




[Fotosde Lillo, desde este enlace; las de Miguel Manjón, desde éste]