Fin de año: BTT Alaraz y alrededores

¡Último día del año!




Estos días en que termina el 2012 andan algunos compañeros blogeros haciendo resúmenes de lo acontecido durante los 365 días pasados y haciendo elucubraciones de lo que nos va a deparar el año que comienza, buenas intenciones, recursos, nuevas metas...
Por mi parte, si hago el resumen deportivo, tardo poco. ¿Competiciones?: Cero patatero, je, je... Hala. Resuelto. Y si alguien está interesado en lo demás pues que revise el blog, que está poblado con nombres o fotos de amigos ociosos y hay mucho menudeo de actividades resueltas...
En cuanto a qué nos deparará el 2013... Pues sinceramente, eso querría saber yo, je, je... Voy a aprovechar una frase de Bill Drayton que he leído por ahí y que podremos tener en cuenta: "Cuando alguien os diga no podéis en realidad os está diciendo que él no lo pudo hacer, así que sed educados pero no hagáis caso." Y a partir de ahí, pues a luchar y disfrutar, a ver si los astros se alinean en una conjunción propicia y positiva, y a buscar nuevos horizontes, personales y colectivos, que nos enriquezcan como deportistas y como personas.




Y ahora os voy a contar de forma breve la actividad de hoy, que ha sido extraordinaria.
Como cada 31 de diciembre, San Silvestre, somos muchos los deportistas que en distintos lugares del planeta rematamos el año practicando algún tipo de deporte, cada uno el suyo, el que le apasiona, o el que toca por proximidad o porque sí...
Y nosotros, un año más, no íbamos a ser menos.




Nos juntamos una decena de amigos en Alaraz para dar un agradable paseo por los caminos del entorno, por la zona del monte. Algo sencillo, rápido, casi sin pestañear, que nos diera tiempo a disfrutar del aspecto deportivo y después tomar un par de cañas charlando tranquilamente. Esa era la idea...


Pero al final, entre ponte y estáte quieta, con estos amigos a cual más contumaz y vicioso (de BTT), salieron casi medio centenar de kilómetros y fueron unos cuantos los caminos recorridos... Salimos desde la plaza hacia los Baños de Somosancho y poco a poco la cosa se fue liando, se fue liando... Y nos dio lugar a acercarnos a las puertas de Cabezas del Villar, entre el término municipal de éste y el de San Miguel, pasar por el puente donde el río Gamo se une al arroyo del Moral, unir con los callejones que nos llevan a Pascualcobo, acercarnos hasta su molino (comprobar el tesoro de Geocaching), torear con los bichos y el terreno de la ancha Cañada Occidental Soriana, subir hasta San Miguel de Serrezuela y vuelta a Alaraz.


Pudimos charlar de unas y otras batallas, hicimos un breve balance deportivo de lo acontecido en nuestras vidas durante los últimos 365 días de este 2012 que despedimos, nos acordamos de los amigos que ese día no nos habían podido acompañar por mil y una razones, nos tomamos unas cervezas en el bar de Domingo con unas mollejas que quitaban el hipo, arreglamos un pinchazo y un sillín, sufrimos esas fatídicas subidas y disfrutamos esas magníficas bajadas, sacamos un estupendo jugo a varios caminos, riachuelos, charcos, barros, moruchas, avileñas, encinas, puentes, callejas, veredas...
Una gozada, oiga...


Y el próximo año más, que ya se está liando una para el Alto de Gorría y sus generadores eólicos...
Pero esa será otra historia...




De momento, uno de nuestros deseos es que en nuestras rutas, entre unos y otros pueblos de la zona, no haya más raya divisoria que nuestro reloj para ir más cerca o más lejos, que los límites no sean físicos, de piedra o alambre, sino que sean una tibia línea imaginaria.
¡Vamos!

Y para finalizar, ¡mis mejores deseos para el 2013!, y unos fuegos artificiales al revés...