Salamanca y la medida del tiempo, presentación del libro de Ana María Carabias Torres

Peón cuatro, rey...
La famosa Apertura española...
De f-Lillo-LibroAnaCarabiasSalamancaMedidaTiempo


Yo no soy mucho de ajedrez, pero esta apertura conocida universalmente dentro de este interesante mundillo de las batallas en simétricos cuadros negros y blancos me sirve para comenzar con este post de ventaja, de investigación, de iniciativa, de trabajo, de Historia, de Matemáticas, de Filosofía, de mil anécdotas, de estudios y buen hacer...
Buen hacer de los profesores que en su día investigaron y concluyeron lo que concluyeron. Y Mejor hacer el de Ana María Carabias Torres, Ana Carabias, la profesora peñarandina de Historia Moderna, al investigar y darse cuenta de que algunos de sus antecesores, profesores de la USAL, sentaran las bases, y la estructura, que rige hoy nuestro calendario, ese que diariamente utilizamos para medir el tiempo físico que controla nuestra actual sociedad. ¡Y hasta ahora nadie se había dado cuenta! Con la cantidad de investigadores que hay, y habrá habido, estudiando los aspectos de Ciencia o Matemáticas en España y que este importante aspecto haya pasado desapercibido... ¡Gracias, Ana, por tu trabajo y perseverancia!
Pues eso, una nueva apertura española allá por el mil quinientos y pico, una nueva demostración del buen hacer de los españoles en ese Siglo de Oro en el que la participación activa de las universidades, y sus profesores, fue decisiva para la historia, no sólo nuestra, sino de toda la humanidad.


De f-Lillo-LibroAnaCarabiasSalamancaMedidaTiempo


Y es que el lunes pasado estuvimos por la Facultad de Geografía e Historia de Salamanca, en la Sala de Grados (antigua capilla), para asistir a la presentación del libro Salamanca y la medida del tiempo, de Ana Carabias. Además de las palabras del Decano de la USAL, D. Francisco Lorenzo Pinar, del Director del departamento de Historia medieval, moderna y contemporánea, D. José Luis de las Heras Santos, del Catedrático de Filosofía, D. Cirilo Flórez Miguel, pude escuchar a Ana hablar, embelesada y emocionada, de la investigación reflejada en su libro. ¡Increíble! ¡Qué capacidad tan extraordinaria la de esta profesora! Yo tengo mala memoria (claro que es difícil tenerla buena, ¡si Ana se la ha quedado toda!) para reproducir aquí los datos fundamentales de todo lo que escuché, las mil fechas que mencionó, los nombres de personajes más o menos ilustres e importantes a los que hizo alusión, etcétera, etcétera. Fue un rato que se me hizo corto no, lo siguiente. Me habría apetecido estar allí escuchándola desguazar su investigación durante otro par de horas más... ¡Impresionante! Habría sido un acierto grabar sus palabras, todas, ésas que expone y comparte con tanta sensibilidad, humildad, modestia y aplomo. Si no estuviste, pues siento decirte que te lo has perdido... Por cierto, ¡qué suerte tienen sus alumnos! (los que tiene, los que ha tenido, y los que tendrá).


De f-Lillo-LibroAnaCarabiasSalamancaMedidaTiempo


Ya me corregirá ella, pero es que al parecer en torno a 1515, si no recuerdo mal (los que me conocéis sabéis que muchas veces no me acuerdo ni de la fecha de mi nacimiento), unos profesores de la USAL remitieron, como un brindis al sol, un estudio al Papa León X, que por aquel entonces había enviado solicitudes a mil y un lugares para ver si entre unos y otros podían ser capaces de clarificar las fechas para que todos los cristianos pudieran celebrar, el mismo día, la Pascua.
¡Había que poner en orden el tiempo!, y es que los desfases entre el sol y la luna, la rotación y translación de la Tierra, y no sé cuántos desvaríos astrales más, estaban generando tremendos dolores y quebraderos de cabeza a los pensadores de la época.
Yo en esto no había caído hasta que escuché hablar a Ana en la presentación del libro. Una cosa tan manida y usada como el calendario, algo tan cotidiano y a lo que, al menos yo, no había prestado atención... ¡Y no es una cuestión baladí!
Pues, cosas de la vida, los primeros informes de 1515 se perdieron por el camino. Quedarían en el limbo de los estudios o algún individuo utilizó esos legajos para calentar su trasero o asar unas castañas, que todo puede ser... Menos mal que una copia quedó en la Biblioteca de la USAL para que varios investigadores los leyeran con posterioridad y que Ana, ¡varios lustros después!, pegándose con ese embrollo de latinajos y tecnicismos varios, envueltos en fórmulas matemáticas y cuestiones astrales o filosóficas, haya sido capaz de entender y otorgar la importancia merecida a este expediente con solera.



¡Y nosotros sin centrar la Pascua!, por lo que no teníamos controlada la medida del tiempo y, lo que era peor, ¡anatema!, no se paliaba o amortiguaba esta cuestión de la Pascua que tanta hilaridad provocaba en otros sectores de la sociedad de la época... Je, je... ¡qué curioso!
No fue hasta 1578 cuando el Papa Gregorio XIII, en aquel mundo tan conservador y formal, lleno de hipocresías e incongruencias varias, después de consultar de nuevo a los profesores charros (esta anécdota también fue curiosa), cuando se estableciera como válido el método de la Universidad de Salamanca para lo que hoy consideramos la medida del tiempo en el calendario mundial.
¡Vaya hallazgo, Ana! Y todo esto propuesto desde la USAL, al servicio del Papa, al servicio de la humanidad, y el mundo sin saberlo...
Gracias Ana, disfruta de tu creación, ha sido maravilloso escuchar la explicación de tu propia boca. Descansa un poco y sé feliz, aunque me consta que estás inmersa en otras tantas investigaciones de esas escritas con jeroglíficos y jerigonzas que sólo unos cuantos elegidos sois capaces de ver, y descifrar.

Edito el post (2012-11-24) para incluir este enlace a una entrevista en TV a Ana Carabias, ¡no te la pierdas!.

Entradas populares de este blog

Ultra Trail de Gredos 2016, fotos (Roncesvalles, @UTGredos)

III Quedada BTT Alaraz 2014 [fotos y track]

Solorunners by Rafael Iglesias, en Salamanca

Transmorucha 2016, mucho más que una aventura (con fotos)

San Silvestre Salmantina 2009