Salandar por las Arribes del Duero salmantinas

La ruta de este fin de semana nos ha llevado, una vez más, a la espectacular zona de los Arribes del Duero salmantinos, un entretenido trayecto entre Masueco y Aldeadávila de la Ribera visitando parajes naturales tan especiales como el Pozo de los Humos, la Cola de Caballo, la unión de la ribera del Masueco con el Duero, el Mirador de Mariola... Una pena la sequía que estamos arrastrando, responsable, entre otras cosas, de la preocupación que tienen agricultores o ganaderos, o de que el Pozo de los Humos no truene como en otras épocas o de deslucir los parajes por los que hemos caminado.


 Los miembros de Salandar y la Asociación Juvenil Peñarandina salimos desde Peñaranda para disfrutar de un día de campo y naturaleza con una actividad organizada por las Arribes, ese quebrado paraje que ofrece un bello espectáculo de colores y sonidos. Una ruta nueva, aunque nos acerca a algunos parajes familiares, que casi acabamos de estrenar, pues la han creado hace poco tiempo, y una actividad un tanto caprichosa en cuanto a lo meteorológico, pero que después de amenazar al final resultó ofrecernos un tiempo primaveral muy agradable.


Una vez en el pueblo, dejamos el autobús y emprendemos la marcha desde la zona de la iglesia de Masueco, pasando por el puente Picón hasta la llamada cascada Cola de Caballo (desgraciadamente, como os he comentado antes, con un hilo de agua este año). La hora de comer nos alcanzó en la zona de la desembocadura del Río Uces, llegando a la ribera de Masueco.
Subida a Casa Sancho, zona de olivares y espectaculares vistas del Picón para descender hasta el río Duero en la zona de los Arenales, la Isla. Giro para subir al entorno de la playa del Rostro, lugar donde otrora nos diéramos unos buenos baños y entretenidos paseos con las piraguas.
Otra ruta más, con varios requiebros, subidas, bajadas y algún resbalón, esta vez organizada por el amigo Elías, gran conocedor de la zona, en la que compartimos risas, bromas, alegrías y viandas.

Las fotografías que ilustran este post, así como el track del recorrido en Wikiloc y parte del texto son del amigo Julián Andrés, salandareño de pro. Y en este enlace tenéis más fotos suyas. También podéis ver las fotografías de Chuchi Porras. Muchas gracias, compañeros.