Sin piernas, sin brazos, sin problemas...

Sin piernas, sin brazos, sin problemas...
Sin palabras, se queda uno... ¡Qué fuerza!
Habrá que mirarse el ombligo y, como dice el tío Gabi, ¡venga un pa´lante!