Objetivo conseguido, La Cepeda (Picu Urriellu)

De nuevo, fin de semana movidito, ¡aunque algunos están por la playita disfrutando de las vacaciones, otros de feria monográfica, otros de comilonas familiares!
Miguel y Juli estuvieron haciendo de las suyas con la btt; todo por nuestra comarca. Carlos Elías, más de lo mismo (track). Josemi con su Transalpina.
Pedrote y Chiri en la carrera de Arenas de San Pedro (Grupo Gredos)... Y otros tantos locos que disfrutaron sufriendo practicando alguna disciplina deportiva con el calor de estos días.



Y Jose Antonio 'Jariego' y Dudu llevaban tiempo detrás de la vía Cepeda, en el Urriellu, por los Picos de Europa... Y como se dice por ahí, el que la sigue...
El Jariego nos cuenta su versión...
Salimos el viernes a las 16:30 de Salamanca Alejandra, Santi, Miguel (el Teja), Edu y Jose Antonio, con algo de incertidumbre respecto al tiempo. Llegamos a Pandébano, y ya de noche iniciamos el ascenso al refugio entre la niebla y el orvallo. No lo teníamos claro por lo que quedamos en que sobre las 06 de la mañana nos asomaríamos a ver cómo estaba el día. Y así lo hicimos y comprobamos que estábamos sobre las nubes, con un estupendo cielo estrellado, por lo que decidimos afrontar la escalada.
Aproximación entre la niebla por la canal de la Celada e iniciamos la escalada en dos cordadas: Santi, Edu y Jose Antonio entran primero y después van Miguel (el Teja) y Alejandra. Al principio hacia la parte alta de la “Y”, después un diedro y se enlazan una serie de gradas hacia la izquierda hasta el gran nicho. Hasta aquí si problemas puesto que las reuniones siempre tenias algún clavo o algún puente de roca, pero al llegar al gran nicho no encontramos la reunión que se supone debía estar allí y a partir de entonces la ruta ya no es tan obvia. Edu intentó encontrar el camino correcto, cosa que en algún momento se complicaba, pero con su buen hacer y priorizando la seguridad solventó la papeleta con nota.
Nubes de evolución se empezaban a formar hacia el sur.
El siguiente largo hasta debajo del conocido rompetobillos es obvio; allí reunión con tres clavos “regulares” y afrontamos el paso decisivo de la ruta. Mis compañeros me animan a que lo afronte yo (ellos tienen bastante más grado que yo y lo pasan sin problemas). Acepto y se lo agradezco.
Me relajo, me preparo y... Allá voy…
Justo pongo el primer seguro cuando comienza a llover. Tensión en el ambiente, decidimos que hay que salir de allí rápido. Me dejo de escalar bonito, me agarro a los seguros que voy metiendo y supero el largo lo más rápido que puedo hasta que llego al famoso agujero que da a la cara sur, lo miro y de verdad creo que por ahí no hay espacio para entrar... Me quito la mochila, lo intento de diferentes maneras hasta que con los pies por delante consigo pasar. Alivio, ya estamos en la vía de escape. Mis compañeros remontan el largo bajo la lluvia.
Esperamos a Miguel (el Teja) y Alejandra. Nos reagrupamos justo cuando deja de llover... Menos mal; aún con el susto en el cuerpo y como parece que mejora decidimos subir a la cumbre. Fotos y para abajo. Rapelamos y ya en el suelo, al recuperar las cuerdas, éstas se enredan en la pared. ¡Joder...! EL Teja sube con Edu de nuevo hasta la segunda reunión de la sur directa, monta otro rapel y deslía las cuerdas, bajan al suelo, recuperamos de nuevo las cuerdas… Y por fin caen, menos mal.
Llegamos justo a la cena gracias a que Santi y Alejandra se habían bajado a reservarla…, allí nos encontramos con Juan Carlos Chamoso, gran amigo de Santi, que como bien sabemos ejerce de guía de alta montaña por ese precioso entorno.
Disfrutamos de unas cervezas y a la cama.
El domingo no madrugamos, decidimos no escalar por salir pronto de regreso a Salamanca. Después de desayunar no acercamos a la base de la oeste para ver dónde se inician sus vías... Estuvimos en la entrada a la Rabada-Navarro, Santi y Edu ya han hecho los primeros 3m, espectacular vía, quién sabe ¿el próximo año?... Nos acercamos a la entrada del Pilar del Cantábrico, queda claro, por ahí nunca subiremos. Y disfrutamos viendo a tres cordadas que estaban iniciando la Murciana, la Directísima y la Sagitario, ¡vaya pasada!
Recogemos, vamos a Sotres a comer, a comprar queso y regresamos a Salamanca.
En resumen, un gran fin de semana en una excelente compañía haciendo una de las vías míticas al Urriellu, aderezado con el punto épico que la lluvia estuvo a punto de poner.

Entradas populares de este blog

Ultra Trail de Gredos 2016, fotos (Roncesvalles, @UTGredos)

III Quedada BTT Alaraz 2014 [fotos y track]

Solorunners by Rafael Iglesias, en Salamanca

Transmorucha 2016, mucho más que una aventura (con fotos)

San Silvestre Salmantina 2009