Duatlón al estilo Malpartida

Este fin de semana fue tranquilito. Entre unas cosas y otras, que si el viento, que si los cursos, que si la abuela fuma... no hicimos nada ni el viernes, ni el sábado.
El domingo también teníamos la opción de perrear un poco y más aún si tenemos en cuenta que se había producido el cambio de hora y corríamos el riesgo de dormir una hora menos... Y todas las escusas del mundo... Los que hacéis deporte ya sabéis que cualquier justificación es buena para no madrugar, je, je... O sí...

Pues nada. Al final nos tiramos a la piscina. Bueno, a la piscina no, pero es lo único que nos faltó...

¡Primera estación!
Quedamos con la fresca (las 8 de la mañana, que el día anterior serían las 7) para marcarnos un duatlón que hemos dado en denominar 'al estilo Malpartida'.
Salida desde Peñaranda con la btt para llegar a Bóveda, pasar por Mancera de Abajo, Salmoral y llegada a Malpartida. Los caminos ya van teniendo muy pocos barros, nada que ver con lo que nos hemos encontrado las semanas pasadas.
¡Segunda estación!
Se produce la metamorfosis y nos convertimos en corredores. Dejamos el disfraz de ciclistas en casa de Gabi y salimos corriendo hacia el monte... Prácticamente una horita de carrera por zonas conocidas, disfrutando por unos caminos que ya empiezan a verdear. Se nota que la primavera está a la vuelta de la esquina y que el agua caída en los meses pasados está surtiendo efecto sobre el campo. Salida por el puente de la carretera, subida hasta Montelacasa y vuelta por los molinos ¡Y cómo viene el río! ¡Muy bonito todo!
¡Tercera estación!
Nos vestimos otra vez de romanos y vuelta a la burra mecánica. Regreso hasta Peñaranda, para llegar a la procesión y los vinos, ¡hay que cuidarse!

Si alguien quiere ver más fotos, aquí tiene las de Carlos Elías.