Transmorucha 2008, odisea sobre barro

La Transmorucha 2008 ha tenido claramente cuatro protagonistas principales: los valientes-campeones que han participado en esta aventura, el barro, las averías y el agua. Nos habría venido bien un sistema de respiración por branquias, algo similar al que Kevin Costner nos muestra en la película de Waterworld, esa película futurista en la que el agua lo cubre todo porque los casquetes polares están derretidos.
Un año más la Transmorucha salmantina, esa ruta de cuatro días en btt con alforjas desde Aldeadávila de la Ribera hasta Peñaranda de Bracamonte, ha sido pasada por agua. Y más agua. Y más agua… Y se ha hecho muy dura. ¡Pero hemos disfrutado y hemos compartido buenos momentos con los amigos! ¿Locura o pasión? ¡Estos chicos del Club Salandar están como cabras!
Si a la dureza de la actividad en sí, con todo encima de la bicicleta de montaña, le sumamos la bajada de temperatura, la velocidad de algunos tramos y le sumamos la lluvia, este agua caída del cielo que se agradece en ocasiones en verano, en nuestros momentos transmorucheros esa bendición convierte la actividad en una desventura y si ésta cae durante varias horas, casi en una maldición. Pero hay que coger la meteorología como viene, ¿verdad?

Pero no pasa nada, que los pájaros transmoruchos tienen una buena preparación física y mental para solventar momentos de adversidad e inclemencias de la naturaleza.
Este año se han producido nuevas situaciones de averías, ¡y graves! Lo que nos muestra, una vez más, la dureza de la aventura, y más cuando aparece la lluvia por esos caminos de Dios.
Esta edición sociodeportiva, cada vez más extrem, ha estado algo mermada de participación, pues la vida manda y diversas coyunturas personales han impedido que varios amigos se hayan podido unir al grupo… ¡pero nos hemos acordado de todos y todas! ¡A ver si el próximo año volvemos a batir el record de participación!
Hay muchas anécdotas que contar… Pero muchas… Poco a poco.
Eso sí, os diré que este año hemos comido en Malpartida (con el amigo Salva, Tere, Delia, Sergio, Pablo, Marlem, Rosa, Pilar,… y después Hugo, Jimena, Maxi, Paulino,… ¡gracias al acompañamiento!) y, por primera vez, después de llegar al destino final (algunos frenando con el pie, pues las zapatas habían dicho adiós hacía tiempo), ¡hemos terminado en Peñaranda jugando al baloncesto! Esto también ha sido novedad. El tío Gabi ha transportado el balón, la bomba,… y el campo de baloncesto del colegio nos ha proporcionado otro rato más actividad con buen sabor de boca.
Un auténtico lujo y placer poder compartir todos estos ratos con los amigos.
¡Enhorabuena a todos!
¡Ya estamos preparando la Transmorucha 2009!
Este año no hicimos muchas fotos, pues sacar la cámara bajo la lluvia (o sobre tanto barro) no era fácil… Podéis ver las fotos de Gabi, las de Josemi; o recordar los momentos con las del año pasado, que se parecerían mucho a las de éste.

Crónica de Josemi, en su blog (muy completa e interesante).

P.D.: Gracias a toda la gente que ha animado y aportado algo, y a los ayuntamientos de Villares de Yeltes y Puente del Congosto, por cedernos un techo bajo el que pasar la noche.