'Hoy es ayer. Colección Eguidazu de Literatura Popular', exposición en @fgsrcds


'La cabalgada era como un aquelarre en la noche oscura, que ya era madrugada, de sombras y de estrellas, de oscuridad y de lejanos taciturnos, llegados de la bóveda celeste. Delante, el jinete misterioso, el asesino desconocido. Detrás de él, Johnny Bastardo, inclinado sobre la silla de su caballo, hermético y frío como Némesis vengativo.'
Johnny regresa. Curtis, Donald. Ediciones B. Bolsilibros, oeste.






Rebosante de párrafos similares a éste, impresos en un papel amarillento, sin 'santos', salvo el de la portada, Juan Gallardo nos llena de color, paisajes y narraciones de inquietantes aventuras que ocupan menos de cien mini páginas y que se leen en un verbo. Es una de las novelas que forman parte de 'Hoy es ayer. Colección Eguidazu de Literatura Popular' una exposición que en estos días ocupa el zaguán del Centro de Desarrollo Sociocultural, CDS, de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez en Peñaranda de Bracamonte.





Estuvimos con el amigo Jose, y otros tantos compañeros, el día de la inauguración de esta muestra que pretende ser un estupendo homenaje y un fantástico recuerdo a aquellas obras, y autores, que han formado una parte muy importante de varias generaciones de nuestra querida España. Unas novelas que sirvieron para entretener, hacer volar la imaginación a lugares totalmente desconocidos, olvidar la dura realidad que azotaba nuestros pueblos... e introducir, casi 'por la puerta de atrás', algo de literatura y cultura en los hogares de nuestros abuelos, padres y vecinos.







Por mi edad, esta época de las 'novelas de a duro' a mí me llegó de soslayo, pero he podido comprobar que su temática fue más que amplia, ofreciendo títulos que abarcaban un enorme espectro de la vida cotidiana e incluso de la más iluminada imaginación. Un buen número de autores (unos más consagrados o reconocidos que otros, otros trabajando como esclavos largas jornadas hasta que cerraban con más o menos acierto la novela comprometida, otros escribiendo con muy buena pluma narraciones espléndidas y apasionantes, otros más fértiles creando, otros con textos muy loables y acertados) nos dejaron géneros de novela Rosa y de Amor, de Terror, Policíaca, de Ciencia Ficción y Espacial, de Aventuras, de Guerra... ¡y del Oeste!



Y, además, a través de esta exposición del CDS se recupera, o se da a conocer, como es mi caso, el intercambio de novelas. Johnny regresa, la que yo tengo en casa, la podré intercambiar por otra en la biblioteca municipal en el CDS o en los Kioskos de Ana, de Miguel, Rayser y Nuberal. Es una buena forma de que gente como yo conozca de primera mano cómo funcionaba este sistema de intercambio de novela popular, o leer alguno de estos ejemplares que normalmente suelo ver en las manos de mi vecino José Luis, lector empedernido de novelas (¡sobre todo del Oeste!).
¡Buen intercambio, vecinos!