Ilustrarte2012 y la exposición “Lecturas de cabecera” (CDS-FGSR)


No suelo dejarme llevar por la pasión, pero debo reconocer que desde que, por casualidad, vi cómo remataban la muestra, quedé prendado de esas megalámparas de un blanco inmaculado con cajones misteriosos… Sin llegar a ser un quebradero de cabeza me creó esa inquietud moderada por saber qué, cómo, con qué forma... Y me automediqué un efecto placebo con la sana intención de volver con posterioridad para poder revolver los cajones y descubrir los tesoros que escondían...  


Y es que después de pasar por varias ciudades europeas llegó a Peñaranda “Ilustrarte2012” con la exposición “Lecturas de cabecera”. 


Ya la pancarta tamaño XXL que presidía el balcón del CDS llamaba la atención, ¡con esas letras gigantes y sin ningún logotipo! ¡Qué arte! 


Un buen número de artistas internacionales son, con sus obras, los protagonistas de esta pintoresca muestra que nos ofrece, en mesillas del Gigante Verde, una multiplicidad de lenguajes, técnicas y estilos que interpretan o aportan una particular forma de narrar y leer a través de imágenes, ilustraciones más o menos clásicas, más o menos modernas, con unos materiales u otros y que no dejan a nadie indiferente.


La muestra en sí, con esa macromesillas como repositorio de las creaciones artísticas, la disposición geométrica, las suaves tonalidades de luz… ya es llamativa, hechizante, casi áurea y merece la pena.
Muy impactante, novedosa y llamativa la idea de mostrar las obras en los cajones de esas macromesillas en lugar de colgarlos en las paredes. ¡Fantástico! Creo recordar que, excepto una de las mesilla-lámparas, todas tenían tres ilustraciones de un autor internacional... ¡Una preciosidad tanto el continente como el contenido!


Ha estado expuesta en varios de los espacios del Centro de Desarrollo Sociocultural (CDS) de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez en Peñaranda y a nosotros, la verdad, nos ha encantado. No estuvimos en la inauguración, una pena, pero seguro que la puesta de largo fue pomposa, yo creo que lo merece, así como los aplausos, los ‘me gusta’, palmaditas en la espalda, ovaciones o el elogio de las personas que la hayan disfrutado. 




Nuestra enhorabuena y agradecimiento a los autores, a los de la idea, a los organismos y personas que han hecho posible que estas mesillas tomaran forma, se llenaran de bonito contenido y descansaran por unos días, con sus noches, en esta morada peñarandina. 




Por cierto, ¿dónde meterán ahora tanta macrolámpara y tanta hipermesilla?