Quedada BTT con Isma, el GSM y otros amigos


Somos, como bien dicen por ahí, animales de costumbres, y en esa humana penitencia y luchando contra la desidia, la atracción de la cama o el sofá, y el aburguesamiento, todos los días tratamos de buscar alternativas socio-culinario-cultural-deportivas que no nos lleven al resultado de un gran siestorro rutinario. ¡Y es que somos así!, como los rabos de las lagartijas...
Así, los fines de semana, como muchos de vosotros ya sabéis, pues nos escapamos al monte, como las cabras... Y este domingo teníamos una cita especial: Quedada BTT con Isma, el GSM y otros tantos amigos de grupos variopintos.


Y ya van cinco ediciones, según nos comenta Ismael, Isma, de las habituales quedadas con la BTT por la vecina sierra abulense. Una de esas quedadas desde el importante sui géneris amistoso, o amigable, o de buen rollo, o de disfrute intrínseco, o llámelo usted como quiera...
De vuelta a los inicios, la ruta concentró las energías y la salida en San García de Ingelmos para disfrutar de un recorrido entretenido por diversas zonas de monte y bellas dehesas, con alguna pequeña incursión en amplias zonas donde domina el cereal que en estas fechas, y gracias a las lluvias de estas semanas pasadas, está deslumbrante, reventando de regocijo en un sin fin de verdes que a modo de suave alfombra en continuo crecimiento tapiza los campos.


No hubo que madrugar en exceso, pues venían compañeros de lejos, y el día ya había repuntado cuando nos dimos cita en la plaza de San García. Tres decenas de cabras locas con sus BTT relucientes (no todas), preparadas e impacientes para dar un paseo por el monte.


Con disposición, alegría y ganas de fiesta salimos hacia la dehesa de Torneros, al encuentro de su numeroso rebaño de cabras y sus perros ladradores, atravesando con anterioridad el río Almar, donde unos pasamos sobre el puente de fortuna (cada año presenta más agujeros) y otros atravesaron abriendo las aguas del río en dos, como Moisés, el de la vara.

El terreno guardaba escondidos en sus bastas enaguas unos repechos de aúpa, tendidos, de esos que te generan una risa floja y un pedalear cansino con el plato de postre como protagonista. ¡Menos mal que conocemos la zona y nos lo tomamos con calma!
Y después de las recias cuestas llegamos hasta el embalse de El Milagro, que lleva varios meses achicando agua, para contemplar la bella estampa de esta lámina de agua encajada entre encinas, hacernos una foto y continuar subiendo, ¡cómo no!, hasta Mirueña de los Infanzones y Gallegos de Sobrinos. ¡Qué poderío tienen los nombres de los pueblos de esta zona!


De ahí en dirección a las Casas de Pajarilla y acercarnos hasta las puertas de Cabezas del Villar, pasando por las ruinas del torreón y la ermita de Zurraquín, en dirección a la dehesa de Migalvín. Parece mentira cómo las fauces de los agentes meteorológicas han estado haciendo de las suyas en los caminos y senderos de toda la zona; nos hemos encontrado con un sin fin de grandes roderas que hacen del paseo una aventura en la que siempre debemos permanecer alerta. Algunas son más profundas que el Cañón del Colorado, ¡y no estoy exagerando! (bueno, sí, je, je...)


De nuevo, entre tapiales de piedra enraizados al suelo, volvemos a entrar por Pajarilla, dando pedales junto a las casas y a la cruz de piedra de granito del terruño embellecida con verdes líquenes. ¡Cómo nos gusta pedalear por los cuartos de Pajarilla!
Bajada al río Zamplón evitando, o no, las profundas roderas tipo cañón que hacen rechinar una vez más los frenos de las bicicletas, y últimas rampas de vuelta a San García de Ingelmos, guiados por el bueno de Isma, con los deberes bien hechos, cantos de sirena y alharacas sinceras y, como no puede ser de otra manera, una cervecita bien ganada.
¡Unos artistas!


Y aprovechamos la ocasión y llamamos a tierras alemanas, que el día bien merece cantar a coro el cumpleaños feliz a un compañero y amigo que todos los años, por estas fechas, suma años, y sueños, con orgullo para seguir enriqueciendo su experiencia humana. ¡Vamos!

Enlace al vídeo en Youtube, en Vimeo y al track en Wikiloc.