Por la zona del Margañán y otros barrios aledaños con la btt

El sábado por la mañana quedamos Pedrote, Carlos Elías y un servidor para hacer una rutilla con la btt.
Partimos desde Peñaranda con las burras mecánicas en el coche y de camino a Malpartida nos cruzamos con Ismael (Isma, a ver si coincidimos con las bicis… repetiremos esta ruta a mediados de mayo, por si te animas).


Salimos desde la plaza de Malpartida, donde con anterioridad habíamos rellenado los botes de agua en la fuente, echado el bocadillo a la mochila y arrancamos motores para darle a los pedales.

Aunque se puede variar, decidimos que los primeros 20 kilómetros serían pisteros, por aquello de ir calentando. Nada más dejar Malpartida, pasamos por Villalane para subir la cuesta de Ladis; un kilómetro empinado que te ayuda a entrar en calor... Vimos que tiene el molino parado pues el invierno ha sido benévolo en lluvias y las charcas están repletas del líquido elemento desde hace algunos meses… Después de atravesar algunas fincas, con su ganado mirando desafiante, pasamos por Alaraz y nada más dejar el pueblo subimos la cuesta de los baños de Somosancho; una cuesta de poco más de dos kilómetros que pone a cada uno en su sitio. ¡Es lo que tienen las subidas!
De aquí hasta San Miguel de Serrezuela para tomar dirección a la Cañada Real Occidental Soriana (entramos cerca del Puente Agudín, donde tenemos escondido un caché) y a la finca de Castellanos. Toros y vacas en la primera zona y junto a las casas de arriba nos reciben los perritos… ¡Parecen leones! Mira que ya debían conocernos, pero nos obligaron a darlos cuatro voces, tres me cago en tal y amenazarlos con unas piedras porque en esta ocasión se los veía un poco acelerados.
Más vacas y prados llenos de agua, con su hierba y su barro… ¡Cómo se pegan las ruedas al suelo! Reponemos agua en el caño de un pilón y seguimos subiendo hasta completar la aproximación hasta el pinar de Tórtoles, donde comimos el bocata plácidamente entre sol y sombra, como en los toros. Otra opción es bajar hasta el pueblo y comer allí, pero lo dejaremos para otra ocasión, si se tercia.
Aunque el regreso es por otro camino, terminamos de subir el pinar; nos acercamos hasta el final en la zona del cerrado de Andrés (otro día subiremos hasta el cercano alto de Cabeza de Mesa, 1544 metros), ¡qué lejos se me hizo la cumbre! Disfrutamos de una pareja de águila en plen vuelo, foto y deshacemos una pequeña parte del último tramo para comenzar la bajada hacia Pascualcobo.
En el molino de Pascualcobo revisamos nuestro geocaché, que sigue en perfecto estado en su sitio, y nos dimos un chapuzón de piernas en el río; ¡una gozada!
Callejas y veredas nos llevan caminito de Cabezas. Avituallamiento en la fuente y vuelta por los callejones hasta la zona de los molinos de Malpartida, que estaba muy concurrida de tiendas de campaña esperando la celebración del típico Lunes de Aguas salmantino. Cruce por el río, ¡qué bien nos vino el chapuzón!, y vuelta por la calleja del burro hasta nuestro lugar de partida en Malpartida.

Un día divertido, completito, en buena compañía y al que llegué como el gps, con las baterías bajas…
¡Y habíamos quedado para correr, al días siguiente, 18 kilómetros! ¡Vaya fin de semana deportivo!


Cambio de ropa (casi no traíamos barro y agua), unas cervecitas en el bar de Candi y vuelta a casa con los deberes hechos.



Aquí tenéis el track en Wikiloc y alguna fotografía más en Picasa.




Y si eres amante de estas aventuras o practicante de estos vicios, recuerda que las poblaciones no siempre están cerca de donde tú te encuentras y que si montas en bici debes llevar casco, la btt bien cuidada y revisada, recambios, herramientas para solucionar averías, pinchazos o problemas…
Ten cuidado con los pastores eléctricos o alambres que cruzan los caminos, con las roderas en las pistas o senderos pues ya comienzan a estar duras, con el ganado suelto, con los perros que están cuidando los rebaños o los caseríos… Y que en función de la época del año y la meteorología te encontrarás más o menos charcos y barros, fuentes o pilones, arroyos o ríos… Y no olvides que si encuentras una puerta en el camino debes dejarla como estaba… Y muchas otras cositas que debes saber si montas en btt por el monte y que debes conocer antes de meterte por estos andurriales… Sé cauto… ¡Y disfruta!