Miguel Manjón, exposición de esculturas en el Espacio expositivo Félix Orgaz Botejara



Si durante estos días te acercas al Espacio expositivo Félix Orgaz Botejara podrás observar una serie de peanas con tornillos retorcidos, pero no de cualquier manera, deformados con muy ‘mala intención’…
Son esculturas de Miguel Manjón, un artista, un hombre del renacimiento moderno… Luego, más adelante, os hablo de él


El autor consigue la sublimación gestual de forma minimalista con ‘cuatro tornillos, una canica férrica y cuatro puntos de soldadura’, dotando a las figuras que crea de una vida que, créanme, transmite sensaciones.
¡Pero si son tornillos! Sí, pero muy bien puestos…
Parece mentira lo que es capaz de conseguir, ¡un gran poder simbólico y expresivo!
Y además las esculturas no están compuestas de una única figura aislada, sino que generalmente se suman otros elementos, de distintos materiales, que dan forma y significado, más aún, al conjunto.
La temática de todas ellas es alpina, montañera, y parece mentira que con ‘cuatro tornillos’ Manjón, además de mostrarnos un paisaje o una acción, sea capaz de transmitir acciones, sensaciones, sufrimientos, alegrías, soledad… ¡Fantástico, oiga!


Pasa por el Espacio expositivo Félix Orgaz Botejara, la exposición está hasta finales de agosto, contemplarás tú mismo las figuras y, a buen seguro, captarás el mensaje de cada obra.
Este espacio expositivo es hoy una realidad gracias a la perseverancia, trabajo, bondad, corazón y visión de futuro de Félix, que apuesta por el arte, los artistas locales, y por el comercio justo. Desde este modesto espacio virtual agradezco a Félix su pasión y esfuerzos para con los demás.


Y, como dije el día de la presentación, si os hablo de Richard Dean Anderson es fácil que no sepamos quién es… Pero si os nombro a Mac Gyver, la cosa cambia… Ese personaje con habilidades y capacidades increíbles para improvisar cualquier artilugio o invento con cuatro elementos más o menos simples y variados… Mac Gyver: 'Mac Jon'… Miguel Manjón…
Miguel profesa el pensamiento y la habilidad, maña, de resolver todos los conflictos, de ‘sacar’ de su cabeza, y sus manos, ideas que son arte.
Manitas que son capaces de arreglarlo todo, todo y todo, como decía el anuncio.
Lo mismo ‘opera’ de cataratas a un Renault, que la cocina del vecino del sexto, que restaura un mueble (que luego regala), diseña trofeos para la FEDME, idea-modela-cuece unas piezas de cerámica, talla con gusto la madera, realiza una escultura, pinta con acuarela, talla piedra de Villamayor (o la que cae en sus manos), esculturas y figuras con tornillos, maquetas, libros, metales, papiroflexia, etc., etc., etc.
Lo mismo vale para un roto que para un descosido, que diría mi abuela.
Como veis, pinta, tunea, esculpe, restaura… Es, como decía más arriba, un hombre del renacimiento moderno.
Supongo que algo habrá tenido que ver su profesión, su tío Juanjo o su padre, el señor Miguel…. Ha vivido rodeado de mil herramientas y materiales: lápiz, barniz, pinturas bicapa (y de las otras), lija de agua, soldadura autógena, eléctrica, radial, disolventes, aerógrafos, pistolas, llaves inglesas, llaves fijas, destornilladores, escoplos, soportes de tijera, tornillos, cincel neumático, decapador, carracas, mascarillas, buriles, tas, remachadoras, martillos de una y dos cabezas…
Peeeeeeero… Todas estas virtudes, habilidades, capacidades… se magnifican y se elevan al infinito porque además, y principalmente, ‘Mac Jon’, Miguel Manjón, es una gran persona, arropado por su estupenda familia y rodeado de buenos amigos.
¡Enhorabuena, artista!

Aquí dejo alguna foto más, aunque no debieras perderte la muestra, y deleitarte en-con la tienda de comercio justo, siempre hay algo de calidad para comprar…