Salandar por Batuecas y otras historias deportivas

Aunque este invierno más bien está pareciendo primavera, este fin de semana se presentó fresco y húmedo. No es mala combinación para el disfrute del deporte en la naturaleza.

Varios socios y amigos del Club Salandar y la Asociación Juvenil Peñarandina estuvieron este fin de semana pedaleando entre los barros por nuestra comarca, saltando los charcos en el circuito de las carreras populares de Cabrerizos, o saliendo de entre la niebla por el salmantino parque natural de Las Batuecas-Sierra de Francia.

En la ruta de senderismo por el parque natural de Las Batuecas-Sierra de Francia (y zona de la reserva de la biosfera sierras de Béjar y Francia) la niebla fue nuestra compañera de andanzas durante parte de la actividad, ocultándonos, sobre todo al principio, las espectaculares vistas que estos parajes nos regalan. Al salir del autobús de Toursan, que hábilmente condujo Jaime, pudimos comprobar que el día estaba fresco y que las nubes rondaban justo encima de nosotros, ocultando la cumbres de la sierra y los profundos valles de Las Batuecas. ¡Menos mal que la familia Manjón Tiedra conoce estos parajes igual que su casa! Miguel y Amparo nos guiaron mejor que el más completo gps. La opaca niebla, esa que desplegaba sus grisáceas mantas sobre nosotros al inicio de la ruta, quiso ser la protagonista... Pero el sol fue tomando fuerza y poco a poco fue descubriéndonos los encantos de Batuecas. ¡Buena ruta!
Aquí tenéis unas fotografías de Manjón, José Enrique y de Eutiquio.

Por otro lado, el cuarto cross de la XVII edición de la Liga de crosses de Cabrerizos, un cross especial que han denominado San Vicente y que discurría inicialmente por un circuito urbano para salir a los ya conocidos caminos de tierra, nos llevó por esas rojas pistas, en este caso parcialmente anegadas de agua y muchísimo barro. Varios compañeros de Salandar y del club Atletismo Macotera estuvieron corriendo estos poco más de 9 kilómetros bajo la lluvia, por un circuito que con estas condiciones se tornó durillo. ¡El 7 de febrero más!, ya con el último cross de esta edición. ¡Enhorabuena a todos!

Y por unos caminos cercanos a Peñaranda también hubo bicicleta de montaña, o btt, o cómo Usted quiera llamarla. Un día estupendo para darle a los pedales por el monte, rodeado de agua por arriba, por abajo, por un lateral y por el otro. En esta ocasión no estaba el tío Gabi, por lo que las ruedas se nos pegaron a otros. ¡Se sufre, eh, pollos! ¡Una gozada! Aquí tenéis el track desde Wikiloc. ¡Terminamos con la manguera, a la bici y a nosotros!