San Silvestre Salmantina o cómo morir de éxito (o de pretensiones)


Ayer domingo, en la sección de Cartas al Director del periódico local La Gaceta de Salamanca (Avda. de los Cipreses, 81, Salamanca, cartas@lagacetadesalamanca.es), a Yolanda Moreta Prades, a la cual no conozco, se la publicaba un artículo con el que estoy, en la mayoría de los casos sobre los que habla, de acuerdo. El artículo está centrado en la carrera popular San Silvestre Salmantina .
Toca temas interesantes, cuestiones sobre las que yo ya había hablado con el amigo Carlos Elías o con Gabi mientras trotábamos por ahí... Y es que puedo entender lo del chip, porque en la meta, y gracias a la gran participación, se estaban formando unos embotellamientos temerosos... Pero es que no entiendo cómo la inscripción a la carrera ha subido a 7 €, ¡y mucho menos cómo a los niños se los cobra por participar! ¡Qué vergüenza, señor Molinero!

Para no repetir términos, os copio-pego el artículo de Yolanda. A ver qué opináis vosotros...

La San Silvestre Salmantina
Somos muchos los que cada año ansiamos la llegada de estas fechas para reencontrarnos con nuestra entrañable San Silvestre Salmantina, pero en ésta su XXVI edición, en la que iba a participar por séptima vez, es probable que no me inscriba por los siguientes motivos.
Esta carrera (hasta hace poco popular, gratuita, no competitiva) me ha dado muchísimo, un pequeño gran reto maravilloso que se hace realidad una mañana fría de invierno junto a gente también maravillosa para algo tan simple como salir a correr por las calles.
Recientemente incorporaron un “chip” para medir mejor los tiempos, ¿para qué? ¿No íbamos a pasar un buen rato, a medir el sacrificio personal? Después empezaron a cobrar un precio por inscripción, ¿para qué? ¿para que los premios sean mayores? Sólo pretendemos celebrar juntos el fin de año, nos basta la salud que nos acompaña, el aliento de los que animan en torno a la carrera, el ánimo de los voluntarios y la satisfacción de poder llegar a meta.
Antes nos inscribíamos en el colegio y este año, debemos ir a un centro comercial donde te ofrecen la oportunidad de canjear la cuota de inscripción por un artículo deportivo siempre que hagas una compra superior a... ¿para qué?
Además, se ha establecido otro precio para los niños ¿quizás porque era de las únicas cosas de la Navidad que no costaban dinero? Después de 26 años organizándola, ¿este año no era posible seguir haciéndolo igual? ¿Para qué? ¿Para dotar de más cuantía económica al ganador del concurso de carteles, de fotografía?
¿Es que sólo se pretende ser una capital a lo grande, para unir a un montón de “atletas consagrados”? Lástima, yo pensaba en la unión de un montón de gente del pueblo, o lo que es exactamente lo mismo, de “atletas anónimos”.
Yolanda MORETA PRADES

Entradas populares de este blog

Ultra Trail de Gredos 2016, fotos (Roncesvalles, @UTGredos)

III Quedada BTT Alaraz 2014 [fotos y track]

Solorunners by Rafael Iglesias, en Salamanca

Transmorucha 2016, mucho más que una aventura (con fotos)

San Silvestre Salmantina 2009