Cercedilla, corriendo por la montaña

Después del temporal que nos ha azotado durante toda la semana, las dudas de la realización de la prueba, las inmensas ganas de los participantes y con las inscripciones agotadas llegó una nueva edición de la carrera de montaña de Cercedilla... ¡Y es que nos gusta correr y además la cabra tira al monte!
Como nos cuenta el amigo Carlos Elías (e ilustra Sánchez con las fotos de su móvil), unos valientes se acercaron el pasado día 20 de diciembre a Cercedilla a "correr" su carrera de Navidad, en su modalidad de carrera de montaña.
¡Impresionante ambiente! y muy buena organización para recibir a los casi 2000 participantes en las distintas modalidades.
Se esperaba un día frío, y así fue; durante el viaje el coche llegó a marcar los 12 grados bajo cero, fresquito vamos, y "afortunadamente" durante la carrera apareció el sol y se pudo disfrutar de unos magníficos -5 a -2 grados...
Según nos cuenta Carlitos, el recorrido, que la organización varía todos los años, estaba genial y divertido, con un suelo muy duro y en el que durante varios tramos aparecía hielo. Como consecuencia, la organización decidió limitar la distancia, eliminando poco más de un kilómetro que debía estar peligroso. Aún así, fueron 12,2 kilómetros de recorrido exigente (el perfil parece una sierra), con varias subidas, muchas de ellas durillas y amenizadas con dulzaineros y carteles del tipo: "que pena tanto hielo y tan poco whisky", o "no habrás venido hasta aquí para subir andando", o "si crees que esto es duro, veras lo que te queda" y similares frases más o menos ingeniosas que hicieron aún más amena la prueba deportiva.
Este año, consecuencia de la meteorología de días precedentes, varios puntos con hielo hacían parar la carrera provocando atascos en tramos estrechos del camino, nada demasiado importante para los que sólo vamos a disfrutar.

Al finalizar una buena bolsa de corredor, polvorón y bebidas. En definitiva, una carrera ideal para probar en las carreras de montaña, bien arropados y en un bonito entorno.
¡Qué bonito correr por la montaña!