Por Batuecas, de paseo y charla


El sábado 29 de octubre nos dimos un paseo por Batuecas, que estaba, como siempre, precioso.
Diego disfrutó como un campeón, con la vegetación, los nuevos amigos, llenando el río de piedras y empapando sus ropas con el líquido elemento de cualquier arroyo, fuente, charco,…
Fue un paseo agradable, tranquilo, sin prisas, con su tortilla, el vinito, buenos ratos de conversación… ¡Vaya organización!
En esta ocasión compartimos la mañana, gracias a la invitación de Miguel y Amparo, con un grupo de buenos amigos que llevan, a raíz de un treking por la zona del Everest, la friolera de 24 años reuniéndose. ¡Una buena tradición, sí señor! ¡Y que no decaiga! Disfrutamos, de verdad, de la compañía de estas bellas personas que nos acogieron como si nos conociéramos de toda la vida.

Aquí os dejo unas fotos, mías y de Rosa.
¡Y a seguir disfrutando!