Magia musical y energía: @antoniorozco [Concierto en @AytoPenaranda de Antonio Orozco, fotos]





Se respiraban aires de incertidumbre ante la llegada de Antonio Orozco, después de su grave lesión, a su concierto programado en la ciudad peñarandina. ¿Cómo estaría el artista, podría celebrarse tan deseada actuación musical por tierras charras? Y la duda no era para menos pues el cantante se había roto el tobillo unas semanas antes durante otro concierto.





¡Y sí!, Antonio Orozco llegó a Peñaranda, se subió al escenario y ya en la primera canción, rebosante de ritmo, furia y energía, con un gran sillón giratorio que le serviría como apoyo y juguete para el espectáculo, nos hizo ver que el percance estaba superado y no sería óbice para encandilar con sus mejores temas al público asistente. Y es que ya había declarado, fechas atrás, que "para bajarme del escenario me tienen que cortar las manos, los pies y la cabeza", algo que recordó con énfasis, en directo, a todos los asistentes al concierto. Orozco venía con la intención de poner patas arriba al auditorio y, además, los seguidores mostraron que estaban dispuestos a entregarse y divertirse.







La actuación, que tuvo lugar en el parque infantil La Huerta de Peñaranda en la noche del sábado de Ferias, estaba programada dentro del ambicioso cartel festivo del municipio salmantino (ya habíamos disfrutado días atrás con Maldita Nerea) y unas dos mil personas tuvieron la oportunidad de deleitarse con las melodías de su último álbum y el correspondiente repaso a los éxitos anteriores de su extensa discografía.








Durante un momento del concierto, el cantante también explicó brevemente el proyecto en el que está colaborando en sus conciertos desde hace tiempo, a favor del Hospital de día de San Juan de Dios, y solicitó a todos que enviaran, voluntariamente, un SMS (28015) con la palabra "ANGEL" para colaborar con un donativo.







Antes de finalizar, Pedro Javier Hermosilla, artista conocido y querido en la localidad Peñarandina desde hace años y que acompaña en la gira a la banda de Orozco, interpretó un tema de creación propia que el público coreó a viva voz con entusiasmo.





Emoción, energía, música, mensaje, ritmos que subían y bajaban… Buen concierto, sí señor; estoy convencido de que todos los asistentes disfrutaron con el evento musical brindado por Antonio Orozco y sus músicos en la pequeña ciudad peñarandina.