San Silvestre Peñarandina 2010

Y después de la San Silvestre Salmantina llegó la de Peñaranda, ¡y van cuatro ediciones!
Una carrera que va cogiendo su punto poco a poco, y es que no se puede parir un hijo ya criado y con la carrera universitaria debajo del bonete, ¡hay que ir educándolo y viéndolo crecer!

Este año no corrí, cosas de la vida. Y como no hay bien que por mal no venga, pues de esta manera pude hacer algunas fotos para que los compañeros y amigos puedan verse, algo que siempre gusta al personal...

Enhorabuena a los participantes, a los clubes que dieron un toque especial a la prueba, a la gente disfrazada que otorga un color mágico y divertido, a los que animaban, a la organización, voluntarios, colaboradores... ¡Es bonito tener una carrera, o varias, en la zona!
¡¿Os he dicho que no cobran al inscribirse?! ¡Y además, teniendo en cuenta que no cobran, dan una bolsa del corredor muy interesante! Pues sí, en la San Silvestre Peñarandina no cobran un duro a los corredores. ¡Ya podía tomar nota otros! Quiero adelantarme a los posibles acontecimientos y decir que a mí me gustaría que esta carrera siguiera siendo una prueba eminentemente popular, y no internacional como otras pretenden y en las que su participación exige el pago de una cuota (cada vez más elevada y, muchas veces, injustificada). Cada día me gusta menos que en estos eventos de carácter popular (y así los publicitan) los corredores, el alma de la prueba deportiva, tengamos que desembolsar una cantidad nada despreciable (cantidad importante al final de la temporada, ¿algunas vez habéis echado cuentas?). Y es que las pruebas, en algunas localidades, además de fomentar la práctica del deporte entre los ciudadanos, han pasado a ser un pingüe negocio. No estoy en contra de una colaboración o cuota simbólica (1-3 euros), pero sigo preguntándome el por qué de tan elevadas cuotas a pesar de que estos eventos cuentan con muchos voluntarios y además están patrocinados por empresas colaboradoras y entidades locales o autonómicas. ¡Y es que no lo entiendo!
Incluso en algunas carreras populares organizadas por ayuntamientos o entidades locales se llega a cobrar a los menores. ¡Y eso sí que me duele en el alma!
Por suerte para los corredores populares hay otras pruebas en donde no se exige ningún desembolso económico por participar, o éste, como digo, es meramente simbólico. ¡Y así andamos en Peñaranda!, ¡no se cobra!; ¡que maravilla, oiga!



La carrera por las calles peñarandinas estuvo bien. Cada uno hará su resumen y los que ganaron estarán un poco más contentos y los que no subieron al pódium pues alegres, que es un día de júbilo y fiesta deportivo-popular.

Así, a bote pronto, con humildad y sin ganas de ofender (simplemente por si se puede mejorar), yo apuntaría, entre otras, las siguientes cosillas...
- Como el calendario de pruebas de atletismo es completito, sería conveniente anunciar la carrera (con todos los datos) con anterioridad (la gente necesita organizarse con tiempo, ¡la vida es así!); y, si se puede, con mejores diseños (un buen cartel también anima a la gente a apuntarse).
- Para mí algunas categorías necesitarían un poco más de distancia (5700 metros se nos quedan cortos, pero es mi opinión, claro).
- Organizar mejor las salidas por categorías (por ejemplo, ver correr a los juveniles del 94 con los veteranos del 61 no da mucho juego, la verdad)...
- Y el circuito con alguna curva menos, que varios tramos parecen el circuito malayo de Fórmula 1 de Sepang...
- Tener esa mañana el pabellón caliente (para la gente que se cambia, para los que se necesitan ducharse, para el público durante la entrega de trofeos...) y una mejor megafonía también sería interesante.

Con el permiso de los señores organizadores y dejándome llevar por la euforia, el cariño al deporte, a mi pueblo... yo creo que el objetivo de esta carrera debiera encauzarse en convertirse en popular, pero popular con mayúsculas. Publicitarla mejor e intentar involucrar a más sectores de la población: con puntos de animación repartidos a lo largo del recorrido de la carrera (grupos de música locales, ¡esa Escuela de música!, batucada, música en directo, dj´s...), repartiendo chocolate en la zona de meta (los roscones o los churros que los pague cada uno de su bolsillo), concurso de fotos, colegios involucrados en la participación... De esta manera podríamos hacer una fiesta deportiva por todo lo alto, con un disfrute especial para todos... ¡Es otra manera de despedir un año o dar la bienvenida al siguiente!
¡Y el año que viene más!
¡Feliz 2011 a todos!