Geocaching, o la modernización de la búsqueda del tesoro



Desde hace tiempo (¡2006!) llevo registrado en este invento que han dado en denominar Geocaching, una actividad que, en definitiva, es un juego al aire libre donde los participantes (geocachers), con ayuda de un receptor GPS (GPS de mano, Smartphone, etc.), esconden o buscan 'tesoros' generalmente de poco valor (geocachés o cachés). Pero ha sido desde hace no mucho cuando realmente hemos tomado participación más activa en el mismo, gracias a las actividades de dinamización que se han organizado desde el CITA, Centro Internacional de Tecnologías de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez.



El geocaching es una actividad para disfrutar, una reinvención de las típicas yincanas o del clásico 'Busca tu tesoro', apoyándose en la conectividad, la evolución exponencial de internet y las tecnologías. Una buena excusa para salir de casa, conocer gente, lugares y establecer una sana competición contra uno mismo.

La primera web que se dedicó a esta actividad fue www.geocaching.com, fundada y en la actualidad mantenida por Jeremy Irish. La evolución y el crecimiento han sido magnánimos y han proliferado muchos sitios web que se dedican a esta historia del esconder y el buscar tesoros, como: www.gpsgames.org, www.terracaching.com, www.geocaching-hispano.com, etc.

El juego es sencillo y consiste, básicamente, en esconder y buscar cachés a lo largo del mundo con un GPS. Después comunicas a través de las páginas anteriormente citadas dónde lo has escondido o qué has encontrado (subes o bajas coordenadas, información y datos diversos...)
La actividad ha ido evolucionando y hoy en día ya existen distintos tipos de cachés, con sus diferentes denominaciones, tamaños, características... Pero, básicamente, un caché típico sería un contenedor hermético del tamaño de un taperware mediano (sirve cualquier taperware, en función de lo que quieras esconder y el lugar donde lo vayas a hacer) que normalmente contiene:
  • Elementos que siempre deben permanecer con el tesoro: Una libreta de visitas o “log book”, junto a un bolígrafo o lapicero. Una breve nota explicativa de lo que es esto del Geocaching (por si alguien ajeno al juego encuentra el tesoro).
  • Algunos regalitos de no mucho valor. Los caches en general no tienen un valor muy alto pero muchas veces contienen objetos interesantes: monedas de otros países o fuera de circulación, pequeños juguetes para los nenes, CDs, libros, postales, vales de descuentos, 'bichos' con instrucciones, pendrive, canicas, llaveros, grapadoras, lupas, etc.

Yo, además, suelo meterlo todo en una bolsa de plástico, así queda más protegido ante las inclemencias del tiempo y la propia Naturaleza.
También hay cachés en miniatura, nanos, etc., que simplemente tienen un modesto y muy reducido "log book".


Como ves, lo único que necesitas para practicar este juego que algunos ya empiezan a llamar deporte es un receptor de GPS (GPS de mano, teléfono móvil, etc.), una conexión a Internet y ganas de disfrutar. Cuando lo escondes debes publicar las coordenadas del cache, las características, además de cualquier otro detalle importante para la localización del escondite. También puedes subir a la web algunas fotografías para dar pistas, para indicar peligros o simplemente para que vean que estuviste allí.

A partir de ese momento los compañeros geocachers pueden bajarse las coordenadas y los datos de la web, las introducirán en un receptor GPS y ¡a buscar se ha dicho!
Quien encuentra el tesoro tiene la posibilidad de dejar una cosa y recoger otra de igual o mayor valor en su lugar y firmar en el libro de visitas. De esta manera siempre habrá un tesoro para el siguiente geocacher que lo encuentre. Después, al llegar a casa, escribe en la web indicando que lo ha encontrado y exponiendo qué ha dejado (in) y qué se ha llevado (out).

Este invento del Geocaching que tanto gusta a los más pequeños nos ofrece muchas más cosas además del encanto de la búsqueda de un tesoro con aparatos de última tecnología y cada día tendremos una nueva aventura, conoceremos nuevos amigos, podemos practicarlo en familia, limpiar el monte, descubrir lugares interesantes, cumplir nuevos retos de búsquedas...

En nuestra zona, a día de hoy, tenemos varios cachés:


¡Y seguro que aumentan día a día! A través de este enlace puedes ver (y moverte por el mapa ‘navegando’), actualizados, los tesoros que hay por nuestra zona.

Hoy (actualizado en verano de 2017), tenemos a nuestra disposición más de tres millones de cachés escondidos por el mundo. De ellos, casi 70.000 en España, 4.663 en Castilla y León y 616 en la provincia de Salamanca. En España hay 26.556 buscadores o geocachers registrados: 1.532 en Castilla y León y 79 en Salamanca. En la actualidad existen aplicaciones para los dispositivos móviles, APP tanto para IOS o Android (algunas son gratuitas, otras son de pago). Buenos datos que nos motivan para ponernos en marcha con la búsqueda… ¡¿Te animas!?.

¡Que se dé bien la caza!