Sierra de Guadarrama. Peñalara


Este sábado pasado, aprovechando una ventana de buen tiempo entre la nevada del viernes y la borrasquilla del domingo, Carlos Elías ha compartido con el amigo Joaquín un bonito día de montaña por la vecina Sierra de Guadarrama. Nos cuenta que…

Es admirable y asombroso como tan próximo a una gran ciudad como Madrid exista la posibilidad de realizar una actividad invernal tan interesante; si bien es cierto que algunos puntos de la Sierra corren el riesgo de convertirse en "parques temáticos" para el esparcimiento de los madrileños en la naturaleza, también es cierto que si te alejas ligeramente de los puntos con mejor acceso y le echas un poco de imaginación, puedes disfrutar de una autentica jornada de montaña casi en solitario.

Esto fue lo que hicimos. Nos alejamos de la concurrida ruta de acceso a la Laguna de Peñalara desde el aparcamiento de Cotos y buscamos más abajo en la carretera de Rascafría un punto discreto donde iniciar la ruta; eso sí, con bastante más desnivel que superar.

Partimos de la cota 1600 para adentrarnos, por una pista ya con nieve recién caída de la noche anterior, en un bosque mágico que conservaba intacto el efecto de la nevada, tanto en los árboles completamente cubiertos de nieve helada, como en el suelo, donde sólo la huellas de algún bicho mostraban presencia viva.

Contamos con la oportuna ayuda de las raquetas que se muestran especialmente útiles en estas condiciones de nieve reciente, te proporcionan una sensación muy agradable cuando te permiten progresar fácilmente a pesar de la cantidad de nieve acumulada. Creo que dados los cambios que estamos sufriendo en nuestros inviernos, cada vez resultan más recomendables. En otros tiempos las nevadas eran más tempranas y había tiempo para que se asentaran, permitiéndote caminar por nieves duras… Ahora hay que aprovechar las escasas nevadas antes de que desaparezcan, teniendo que soportar aproximaciones con nieves muy blandas que desaniman a cualquiera. En fin, es lo que hay y por tanto no queda más remedio que adaptarse.

Después de una gratificante travesía por el bosque salimos a la zona abierta de la sierra para unirnos al camino que conduce a la Laguna de Peñalara y a la cima del mismo nombre. Es este el camino más transitado. A pesar de la niebla y el intenso frío no faltaba gente con evidente "mono" de hacer actividad, que se repartían por los distintos itinerarios que ofrece esta zona.

Nosotros elegimos uno de los recorridos más alejados dirigiéndonos a la laguna de los Pájaros. Es un recorrido muy interesante que en una suave subida te permite disfrutar de diferentes lagunas cubiertas de hielo y nieve en un bonito ambiente invernal.

Pasamos la laguna, en torno a la cota 2200, y nos acercamos a una cresta que Joaquín me dijo llaman los Claveles, lástima que la niebla y la ventisca, que en esta zona era muy fuerte, no nos permitiera ver la zona de Segovia que está al otro lado ni la forma de continuar por la cresta hasta la cima de Peñalara y salir por la ruta normal de ésta.

Después de una rápida comida, por el frío que hacía, regresamos por el mismo camino, disfrutando al final de un sol que nos ofreció bonitas imágenes de la Sierra.

Tiempo empleado: 5h 30'

Cota mínima: 1600

Cota máxima: > 2200

Al final de la jornada pasamos a saludar al amigo Rafa, compañero en nuestro treking por Karakorum, en La venta Marcelino, que estaba a tope de gente desplazada para disfrutar de la nieve en familia. Como siempre nos puso los dientes largos contándonos su reciente viaje al volcán Ojos del Salado y al Aconcagua (2º y 1º picos mas altos de América).

Esperamos que no pase demasiado tiempo antes de poder pisar aquellas tierras.