Ultra Trail de Gredos 2015, fotos (Roncesvalles, @UTGredos)



No sé qué llegará a pensar una persona cuando a las 4 de la mañana, y con las pétreas e inmensas paredes que se funden con el negro cielo de frente, estén a punto de dar el pistoletazo de salida para un ultra trail, ¡y con casi 90 kilómetros de Gredos por delante!
Solo de pensarlo, se me ponen los pelos como escarpias.

A esas horas la adrenalina y la motivación deben empujar esos cuerpos super entrenados y parecerán almas nocturnas errantes con un ansia casi ilimitada de correr, subir, bajar y disfrutar sufriendo… O sufrir disfrutando...
¡Estamos en el Ultra Trail de Gredos!



Este año estuve en el puesto de control del Puente de Roncesvalles. El pasado tocóotro puente, el de Prao Pozas (fotos edición 2014). De acompañantes: fina lluvia y frío de madrugada, el sol de mediodía, una nutria juguetona, alguna cabra, Rafa, Carlos, Alejandro, Sánchez y varios amigos de Ledesma, del Club Salandar y B-612.

Y en esta edición todo ha estado más medido, se han mejorado innumerables aspectos y, bajo mi humilde punto de vista, los corredores también venían más preparados… ¡Esto es Gredos!, como decíamos en la pasada edición. Para el próximo año habrá que seguir limando detalles, más o menos minúsculos, para hacer más grande aún la prueba.



Duro. Muy duro.
Y satisfactorio. Muy satisfactorio.
Al final es una epopeya conjunta y no de un solo día. Que estas aventuras hay que prepararlas durante meses y en compañía. ¡Gracias a familiares y amigos!, no nos cabe ninguna duda…
Y el día, largo, transcurre por paisajes inolvidables, preciosos, pero cuyas veredas o senderos transitan sobre suelos tremendamente variados, inestables, móviles y quebradizos, rebosantes de piedras de todos los tamaños y un buen número de ‘trampas naturales’ que no dan un momento de respiro a los corredores. ¡Siempre en estado de alerta!



Una prueba deportiva este Ultra Trail de Gredos que está siendo acogida con entusiasmo por héroes que corren como liebres y saltan como cabras… ¡Vaya nivel! Tanto de la península como venidos de lugares alejados de la piel de toro... Y este año los vencedores bajaron los tiempos de llegada, tanto en el Ultra como en el Medio Ultra. No sé si por el cambio de sentido de la prueba o porque cada vez son más máquinas. ¡O las dos cosas!







Me llama poderosamente la atención la dicotomía entre sufrimiento y disfrute, y cómo la respuesta de los corredores es igualmente vibrante, sincera, clara… Sufriendo. Disfrutando. ¡Y sonríen cuando llegan al punto de control y avituallamiento!, aunque estén extenuados. ¡Qué grandes! La jugosísima galería de tipos eficazmente pertrechados, entrenados y concienciados nos catapulta, también a los voluntarios y organizadores, a darlo todo por y para estos hombres y mujeres que parecen de otro planeta. ¡Qué fuerza!, física y mental…
La motivación debe ser muy fuerte y nos lleva a los seres humanos, hasta qué punto, a ser capaces de lograr estas grandezas.




Tenéis las clasificaciones, información y demás detalles en la página de la organización de la carrera. Enhorabuena a los corredores, a la organización y mil gracias a los acompañantes, a los patrocinadores y a los voluntarios.





Aquí os dejo un enlace a un buen número de fotos. Es fácil que, si pasaste por Roncesvalles, te veas en alguna de ellas.

Y el próximo año, más y mejor...