Salandar por el Camino del agua

Este pasado domingo nos desplazamos desde Peñaranda hasta la zona sur de la provincia salmantina. Esa estupenda zona serrana, con preciosos paisajes intrincados y poblados de vegetación exuberante, con tantas cosas buenas, incluida, por supuesto, su gente.
Teníamos previsto realizar un pequeño paseo entre Mogarraz y Monforte. Una ruta circular, con un tinte novedoso que mezcla arte y natualeza, que han denominado Camino del agua.


En Mogarraz, donde nosotros empezamos la ruta, había un grupete de ingleses (creo, por el acento), que no sabía dónde empezaba la ruta, si había guías para realizar la misma, si necesitaban inscribirse en algún lado,… Los ayudamos en lo que pudimos, ¿verdad, Jose? Quizá haya que incluir más información en algún sitio o ellos debieran informarse antes de salir de casa. O no. Nunca se sabe… Yo aquí os dejo el enlace a un documento que ha emitido la Diputación de Salamanca, por si a alguno le viene bien (es un desplegable en pdf), aunque me consta que los folletos están en varios hoteles, bares... de ambos pueblos y desde Diputación se está haciendo un importante esfuerzo para con ésta y otras rutas de la provincia.
El paseo que nos enseñó el amigo José Antonio “Jariego, el de Villarino” resultó muy agradable. Aunque el día era caluroso, el camino trascurre fundamentalmente por zona de sombra, por lo que fue una estupenda elección para esta época… No olvidemos que es una zona poblada de numerosas especies vegetales (alisos, madroños, robles, castaños,…) que proporcionan un ambiente fresco y agradable; algo que en esta época se agradece en el alma, y en el cuerpo.
Además el agua está presente en todo momento. Ya en Mogarraz las innumerables fuentes te hacen disfrutar, tanto de la arquitectura de alguna de ellas como del sonido que ofrecen, algo que se repite durante toda la ruta con los arroyos, ríos… que nos alegran y refrescan durante todo el recorrido.
La verdad es que lo pasamos estupendamente, algo que se verá en las fotos. Paramos en todos los ríos y la gente de Salandar, grandes y pequeños, aprovechó para disfrutar de/con el agua.
Por otro lado, es una ruta con cierto tinte cultural y artístico, además del social o deportivo (o el que cada uno quiera otorgarla), pues a lo largo del camino nos encontramos con obras de diferentes artistas. Grandes esculturas que no dejan a nadie indiferente. Es una actividad que se puede hacer en una época más fresca y acompañarse de alguna lectura en estas zonas escultóricas. Seguro que se disfruta de otra manera parando para leer a Unamuno, por ejemplo, al lado de esas gigantes sillas, con la paz y el silencio que emanan estos lugares... ¡Para otro día!, que nuestro grupo era numeroso, con mucha juventud, repleto de actividad y algarabía…
Terminamos viendo el precioso pueblo y comiendo en un recogido y fresco parque de Mogarraz, compartiendo caldos y viandas, comentarios, risas…

Aquí os dejo mis fotos, por si alguien quiere verlas.
También tenéis las de Sebas.
Y aquí, a través de Wikiloc, el track para GPS: